22 feb. 2014

Otro caso de tortura a un estudiante, por protestar en Venezuela

Luis


Cuando terminé de hablar por teléfono con Luis, sentí el pecho oprimido.

Él es uno de los estudiantes a quienes tengo el honor de acompañar en el curso final de su carrera, es decir, le falta aprobar pocos créditos para graduarse de arquitecto. Es un estudiante entusiasta, muy crítico, sumamente dedicado; movido por un intenso deseo de realizar con excelencia su trabajo; tan exigente consigo mismo como lo es con sus profesores; siendo una persona honesta y solidaria es, sobre todo, un ciudadano consciente y responsable.

Luis Gutiérrez decidió unirse a las protestas del movimiento estudiantil universitario, afinadas a partir de la inseguridad personal que sufrimos todos los venezolanos, de la que él mismo y tantos otros compañeros de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UCV han sido víctimas desde hace tiempo, cada vez con más frecuencia. La inseguridad es la primera razón de las protestas, pero va unida a muchísimas otras causas que nos aquejan: la crisis económica que ha minado todos los demás aspectos de la vida nacional, agravadas por la polarización política que ha construido sistemáticamente el régimen, y el cinismo con el que ese mismo régimen acusa a cualquier disidencia u oposición.

La noche del 19F, en Los Salias, junto a otras personas, Luis fue detenido por observar lo que estaba sucediendo en su ciudad. Los obligaron a acostarse en el suelo, boca abajo. Entonces, vio cómo un GNB golpeaba a quien estaba a su lado. Por ser testigo de esa desgracia, el déspota funcionario se volteó hacia Luis y le pateó la cara. Una bota militar es un arma. La rabia de un militar descargada contra un civil indefenso es un crimen de lesa humanidad. Luis necesita ser operado. Tiene la nariz y el arco orbital de su ojo izquierdo fracturados. Milagrosamente, no perdió el ojo.

Para mayor indignación aún, estuvo incomunicado hasta muy entrada la noche del 20F. Me contó su hermana que no lo trasladaron al centro de salud sino sólo cuando se desmayó del dolor. Y en el centro de salud  ha estado rodeado de guardias, pues permanece en condición de detenido; esposado hasta último momento. ¡Cómo si fuera un vulgar delincuente!

Es una situación insoportablemente indignante.

Este es otro caso de los numerosos hechos de detenciones injustas, violatorias del debido proceso. Para mayor gravedad, otra deplorable noticia de torturas y violaciones de los derechos humanos, en los que han incurrido las mal llamadas fuerzas del Estado, irresponsablemente dirigidas por el funcionariato de este régimen.

Lamentablemente, es también otro caso que ha de sumarse al saldo rojo de la desatada violencia, hechura de represión y guarimbas. Ambas, degeneradas formas de negación de la legítima y constitucional protesta pacífica –a la que todos los ciudadanos de este país tenemos pleno derecho.

Es el de Luis un caso que no puedo ver aislado del asalto violento que sufrieron estudiantes y profesores de nuestra Facultad el pasado jueves 13F, donde otro compañero resultó sumamente lesionado. Sería infame si yo cerrase los ojos ante ese ataque, proveniente de uno de los grupos armados que este régimen ha alentado. Sería ruin si no viese a ambos situados en el conjunto de hechos violentos que están sucediendo, por lo que así como rechazo la represión, rechazo también los delitos que conllevan las actividades guarimberas; a las que ya, lamentablemente, hay que sumar dos de los diez muertos que van en el transcurso de esta situación de conflicto hasta hoy; la más cruenta acaso sea la muerte del seño Santiago Pedroza, degollado por una acción guarimbera en la avenida Rómulo Gallegos, sector Nuevo Horizonte, la noche del 21F.

Consternación, dolor, vergüenza y tristeza, siento por el asesinato del señor Pedroza. Por lo que le sucedió a Luis y a todos lo que como él han sido torturados o asesinados por funcionarios militares o policiales, siento, además, una asfixiante rabia.

El poeta José Delpino ‏tuiteó que quienes integramos la sociedad venezolana construimos diariamente una máquina de incubar rabia. Creo que sí. Él dice también que todos por igual participamos en ello. No estoy de acuerdo.

Quienes aún siguen aferrados a la promesa del proyecto socialista que el funcionariato del régimen ha alimentado desde hace quince años, tratan de aminorar la gravedad de los hechos. Lamentablemente, se hacen eco de las líneas discursivas de ese funcionariato: cuando no pueden restregar insultos contra la oposición, cuestionan la veracidad y calidad de videos y fotografías, cuestionan si fueron balas o perdigones, cuestionan si les tiraron piedras o molotovs, si rompieron un vidrio o quemaron una camioneta, si atacó primero este o aquel. Como ya están acostumbrados a hacer, si no hay un enemigo dirigiendo una “guerra” ad hoc, entonces desplazan toda culpa sobre las víctimas: que si no debió haber estado ahí, que si no debió haber hecho tal o cual cosa. Así como también lo hacen con el resto de los problemas nacionales: la inseguridad es porque nos descuidamos y no ocupamos los espacios; las fallas eléctricas suceden porque derrochamos la energía; el desabastecimiento es porque consumimos demasiado, etcétera. En suma, el régimen sería perfecto y nuestro país un paraíso si no fuera por nosotros, culpables de todos sus males. Cinismo en su estado más absoluto.

El problema adquiere un matiz más doloroso cuando uno conversa o lee lo que algún colega, con un biográfico resentimiento comunista a cuestas, replica a través de las redes sociales.  Por dar un ejemplo, me topé con una imagen bajo el título: “útiles escolares leopoldinos”; en la que, en primer plano, dispuestos en un banco de un espacio público, como si de una rueda de prensa se tratase, se ven un bate, tubos, garrafas de gasolina, fósforos y varias bombas molotovs preparadas; en segundo plano, las piernas de militares. A través de esa imagen, ese colega, a quien entiendo que no quiera rendirse ante la desilusión que le implican los hechos, intenta justificar las acciones represivas del gobierno. El argumento tácito es: “las fuerzas del orden están defendiendo a la nación de una desestabilización promovida por sectores empeñados en romper con el orden democrático y constitucional”. Si ese argumento fuese cierto, pareciera que las acciones represivas están justificadas y ese “arsenal” lo comprueba.

Nada justifica una bala. Así escribió en su cuenta de tuíter Linsabel Noguera, sensible promotora cultural de nuestro país. Estoy plenamente de acuerdo con ella. No podemos perder la proporción de las cosas: por encima de todo está el respeto a la vida humana y a la integridad física y psicológica de las personas. Nuestros actos no pueden ir contra esos principios irrenunciables, en ningún momento.

No estoy de acuerdo con que “todos” tenemos “igual” responsabilidad en el curso de los acontecimientos. Por mucho que la Defensora del Pueblo quiera hacernos creer que los funcionarios policiales y militares del país están cabalmente entrenados, casi rogándonos que los admiremos y respetemos, diciéndonos que cumplen con precisión lo pautado en el Manual de Uso Progresivo y Diferenciado de la Fuerza Policial, no puedo creerle. Ellos deberían tener, en teoría, el monopolio de las armas y, por lo que sabemos, el régimen ha creado grupos paramilitares para “defensa de la revolución”. El caso es que el Art. 68 de la CRBV LOSPCPNB* posibilita «El traspaso en el uso de la fuerza mortal...», como grado último en la escala del uso de la fuerza para reprimir situaciones. Esto es, en mi criterio, un asunto que contradice el "principio de afirmación de la vida". Ningún funcionario policial ni militar debería tener en sus manos la decisión del "...uso de la fuerza mortal...". De esta posibilidad se derivan todos los abusos de poder y torturas. ¡Cuántos casos no hemos conocido ya de asesinatos fundados en la “autoridad” que esa posibilidad plantea! ¡Cuánto control ha perdido el Estado al crearse estados paralelos dentro de nuestra ciudad, donde el régimen ha cedido frente a los paramilitares! La credibilidad de todo nuestro sistema de justicia está en entredicho, por mucho que el funcionariato se empeñe en negarlo. Los ciudadanos estamos íngrimos ante esa realidad.

Por eso, el asunto de la violencia no puede despacharse apelando a un “equilibrio” imposible; inmoral, como lo califica el profesor Erick Del Búfalo, pues el régimen ha acopiado tal nivel de fuerza, tal extensión de poder, unido a un discurso constructor de una política de polarización orientada hacia la aniquilación, simbólica y real, del otro (de quienes lo adversamos), que oculta tras esa aparente división de nuestra sociedad entre chavistas y no-chavistas, la realidad de que estamos ante un régimen de talante tiránico. Un régimen que sólo se complace en teorías golpistas para esconder la inconmensurable negligencia con la que ha traído a nuestra Nación a la crisis que atravesamos.

Rechazo categóricamente toda forma de violencia; pero aborrezco con todas mis entrañas la violencia del poderoso.

Esa patada que desfiguró a Luis es simbólicamente la patada que durante quince años ha estado dando el régimen en la cara de nuestra ciudadanía, con cada cadena, cada insulto, cada flagrante mentira; con toda la rabia y la fuerza de su mortal ambición de poder.

Gracias a Dios, esta vez, Luis resistió. Su espíritu está intacto. Ojalá sus esperanzas y sus sueños también puedan estarlo.

A través de estas líneas, te manifiesto, querido Luis, cuentas conmigo para ello.

A tu familia, mi solidaridad.


h.

Caracas, 21 de febrero de 2014

* Fe de erratas: donde dice: "CRBV" debe decir "LOSPCPNB (Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana). Agradezco al Prof. José Manuel Rodríguez su crítica, pues así pude darme cuenta de mi error. 03/03/2014; 3:24 pm

****************************************

Postdata #1: antes de publicar este texto, pude hablar con la madre de Luis. Son las once de las mañana del sábado 22F, tres días después que fuese brutalmente golpeado. Él se encuentra de buen ánimo, pero no ha sido operado aún, debido a la ausencia de implementos necesarios para la intervención quirúrgica. No hay certeza de que puedan operarlo hoy.  Ahora, para más preocupación, la familia de Luis sufre del desabastecimiento de los insumos necesarios para su recuperación, como sucede a tantos conciudadanos nuestros que están afectados por la falta de medicamentos, implantes y certezas que le salven la vida, la cotidianidad, el futuro.

Luis sigue custodiado por funcionarios, como si fuera un delincuente.


Supe que a su hermano lo liberaron en la madrugada de hoy, también golpeado, pero sin heridas graves que lamentar, gracias a Dios.


Su mamá me dice que, a pesar de todo, se siente un poco más calmada.


****************************************

Postdata #2: a las 10:00 pm de hoy me enteré por las redes sociales del CEA.FAU.UCV y de una de sus compañeras, Génesis Rojas, que hace dos horas Asistencia UCAB ( ‏@asistenciaucab ) informó:
"#LIBERADO Luis Gutiérrez. Régimen de presentación cada 45 días". Noticia que nos consuela parcialmente. Mi sincero reconocimiento y admiración por la labor realizada por AsistenciaUCAB. ¡Muchas gracias!

****************************************

Postdata #3: La profesora María Alejandra Rosales, Coordinadora Docente de la EACRV.FAU.UCV. comunicó lo siguiente: 

«Estimados amigos, les escribo porque luego de 48 horas en espera por material para operar a nuestro estudiante de décimo semestre, Luis Gutierrez (platino para reconstrucción ósea de partes de su cara) y por respuesta de los seguros médicos, los padres del muchacho me llamaron para pedir más colaboración; esta vez es monetaria, pues los estudiantes de nuestra Escuela ya habían ofrecido este tipo de ayuda durante estos días. Les extiendo a ustedes sus números de cuenta, ya que con las pólizas que tienen sólo alcanzan a la mitad de los costos de la intervención. Todos estamos en una situación difícil, pero definitivamente Luis esta mucho peor…algo podremos juntar y con ello ayudar a esta familia desesperada. ¡Muchísimas gracias!» 


(He suprimido los datos bancarios y de contacto, ver Postdata #5; domingo 23/02/2014; 10:00 pm)

Muchas gracias por el apoyo que puedan brindarle.


****************************************

Postdata #4: domingo, 23/02/2014; el hermano de Luis escribió en su muro de facebook:

«Buenos días, soy el hermano de Luis. Gracias a Dios él está bien, se mejora poco a poco, pero aún no lo han operado por cuestiones de papeleo y presupuesto. La operación cuesta 250 mil y el seguro sólo costea la mitad. Ya salió en libertad condicional, ayer le hicieron el juicio y todo está bien. Para quienes quieran colaborar con algo... (He suprimido los datos bancarios y de contacto, ver Postdata #5; domingo 23/02/2014; 10:00 pm) De antemano, gracias por su ayuda....»

****************************************

Postdata #5: Sofía Briceño, representante estudiantil del CEA FAU comunicó por la red social facebook, hoy domingo 23/02/2014, a las 9:30 pm, lo siguiente:

«¡Chicos, ya me comuniqué con la familia de Luis! Me dijeron que ya pudieron recolectar el dinero total para la intervención! ¡Gracias a Dios! Tienen pensado que mañana será la operación, ¡dependiendo ahora de la pieza! Y que están muy agradecidos con la colaboración de todo nuestro equipo, de sus vecinos y familiares! De pana que en estos momentos es cuando uno sabe con quien cuenta y pues ¡mil gracias por todo el apoyo recibido! Por las llamadas,  por el interés y el sentimiento de todo lo que están viviendo nuestros ¡UCEVISTAS!»

¡Me uno a sus palabras de agradecimiento y emoción por la buena noticia.!

¡Un abrazo a Luis Gutiérrez y a toda su familia!

Mis deseos por la pronta y exitosa realización de la operación y su recuperación.

Gracias especiales a Génesis Rojas, por su espíritu y compañerismo, por ayudarme a ayudar a Luis.

Un gran abrazo virtual de agradecimiento a todos los que de una forma u otra han colaborado en esta acción que nos hace crecer como universitarios sensibles y ciudadanos solidarios.




























El pensador (Auguste Rodin, 1880)
Fotografía de Adrían Arellano (Zahualli); tomada de wikipedia


© Hernán Zamora

6 comentarios:

Adriana Morán Sarmiento dijo...

Abrazos Hernán

Hernán Zamora dijo...

Un abrazo fraternal Adriana.

Hernán Zamora dijo...

Mi amiga Pilar Campos me ofrece la siguiente aclaratoria:

«...quiero aclarar que el señor que murió esta madrugada en su moto, no fue degollado, la guaya estaba colocada a unos 50 o 60 cm del piso y el señor iba a una gran velocidad y sin casco. Evidentemente, al encontrarse con esta situación cayó al piso recibiendo un golpe en la cabeza y falleció. Con esto no pretendo disculpar para nada las guarimbas, con las cuales no estoy de acuerdo, pero creo que sí es bueno aclarar todas las situaciones sobre todo si ya el régimen lo está usando para manipular...»

Anónimo dijo...

La rapidez de Maduro para poner presos a los culpables del Joven Chavista motorizado debería ser la misma que para la Joven Geraldin por causa del GN que le disparó los perdigones a su rostro.

Ednan Diaz dijo...

Hernan Zamora, Respetable profesor y amigo!

Le dedico con mucho respeto estas palabras, no siento mas que admiracion por la claridad y la entrega con la cual escribió este comunicado, el caso de luis como el de todos los torturados es CONTUNDENTEMENTE reprobable, y me uno a las oraciones de usted y de toda la comunidad FAU para la pronta recuperación total de mi compañero y amigo Luis Gutiérrez.

Sin embargo me pongo a disposición para promover todo lo que ideológicamente describe en su comunicado para que la ignorancia o falta de informacion llegue hasta el ultimo rincon de Venezuela y no dejemos que esa misma razon alimente a un grupo de delincuentes manipuladores dirigentes de este país.

Como venezolano me duele este y todos los hechos de violencia, y cuando digo violencia hablo en general, no apoyo, ni apoyare las güarimbas, por lo contrario he tratado de hacer ver a mis compañeros que la protesta genuina e innovadora es el camino para que nuestras voces sean oídas en todos los rincones de nuestra patria y a su vez para que el régimen no tenga excusa alguna para enfrentar este mar de esperanza que nos cubre a todos los que no estamos de acuerdo con este gobierno.

Un gran abrazo profesor..!

Hernán Zamora dijo...

Muchas gracias por tus palabras y apoyo, Ednan. Un abrazo.