20 jun. 2010

Al vaho de nuestro tiempo

Qué le vamos a hacer
si uno le reza a Dios
y es ateo.

Cómo podemos remediar
el hecho de ser
un dado que de tanto lanzarlo,
día a día
se lima más en sus esquinas.
A quién responderle,
si aún se confía en el agua
que en el vaso se derrama
y se escribe para ahuyentar
la promiscua soledad de los hoteles.

Qué le vamos a hacer
si las palabras resultan lujuriosas
y no nos obedecen. Inventando
mitologías, mientras otros, más cautos,
hablan de amor a escondidas en los ascensores
y trotan en los parques buscando, incesantemente,
           la eternidad.

Cómo podemos remediar
el hecho cierto
de que la felicidad, a veces,
se me parece a tus ojos
y yo a un papagayo sujeto
a los antojos de la intemperie.


Arturo Gutiérrez Plaza

(Tomado de: Al margen de las hojas. Caracas: Monte Ávila. 1991, p. 54)

No hay comentarios.: