9 ago. 2007

Me encuentro en sus palabras...

«...a lo largo de mi obra he querido dejar de lado cuestiones banales, formas gratuitas, materiales inútiles, gestos innecesarios, no escuchar falsos cantos de sirena, resistir múltiples tentaciones, apartar todo aquello que pudiera ser accesorio, desprenderme de todo lo que no resista la prueba de la necesidad, quedarme sólo con lo esencial, aproximarme al misterio, buscando la trascendencia del lenguaje hacia el silencio. Un silencio logrado como voluntad de disolver la propia voz individual en el vasto territorio anónimo de la Arquitectura. Ésta es la arquitectura que me gusta y en la que me reconozco plenamente. Cada vez más desnuda, cada vez más sencilla, cada vez más trascendente, cada vez más personal y a la par menos personalista. Más ligada por secretos lazos a la Historia y a la Geografía, buscando el encuentro con la Cultura y con la vida, más allá del tiempo y del lugar en que se produce...»

César Portela, arquitecto

Cita tomada de: Arquitectura Barcelona

3 comentarios:

Lucila dijo...

Interesente ese encontrarse en esas palabras que hablan de la sencillez y la trascendencia. Una búsqueda más interna, un hacer que armoniza con el patrimonio y su historia enlazando cultura, arte y vida.
Gracias porque ahora conozco a un arquitecto estupendo a través de usted, a quien vine a conocer desde la ficción breve.
Saludos!
Un placer!

scarlett dijo...

ps si

lennis dijo...

Hermoso texto Hernán. Ojalá y los arquitectos que diseñan los edificios de nuestra caótica Caracas siguieran estos preceptos. Y creo que es aplicable no sólo a la arquitectura sino también a la literatura. Ya quisiera yo poder escribir de esa manera.

Un beso.

P.D: por cierto, quería decirte que, por fin, colgué tus poemas en mi blog. Ojalá te guste la selección.