2 jun. 2007

Apreciables opiniones

Quiero dedicar esta nota para invitar a la lectura de las opiniones de:

Héctor Torres, quien en sus notas tituladas: Cuando yo era un muchacho no había interné (comienza la batalla decisiva, parte 1) y La verdad que complació a algunos (comienza la batalla decisiva, parte 2) deja testimonio del egocentrismo con que el jefe de Estado actúa y de lo complejo de la situación del golpe (¿o autogolpe?) de abril de 2002.

Jorge Gómez, en su nota El país de los eufemismos; aguda crítica a cómo los discursos oficiales y de oposición esconden sus verdaderos intereses en frases de dudosa belleza o exactitud.

Comparto, además, la opinión de Lennis Rojas, quien en su nota Yo también tendría miedo, escribe:


«El problema de aquí es que no hay comida en los anaqueles de los automercados, que da miedo usar el transporte público porque en toda Caracas la delincuencia está suelta, que la burocracia y la corrupción están desatados a todos los niveles. Y sin embargo el Presidente dedica sus esfuerzos a cerrar un canal, a dejar sin empleo a miles de venezolanos por una revancha política, porque no le bajaron la cabeza como otros.»

3 comentarios:

lennis dijo...

Hola Hernán. ¡Qué honor encontrar un párrafo de mi texto en este blog! Gracias. No sabes cuánto me emociona, porque siempre me ha parecido (por tus post y por los comentarios que dejas en el blog de Héctor) que tienes una mirada muy lúcida sobre la ciudad y sus cuitas. Eso se ve también en tu poemario.

Un beso

dedalus dijo...

¡Hola Lennis!

Gracias por tu visita y tus palabras.

Nos seguimos encontrando al lado del camino.

Abrazos.

Anónimo dijo...

Por favor, respeten mi consejo; verán ustedes que yo me preocupo de leer la información de un lado y de otro (pues he estado leyendo sus blogs), así que les pido lo mismo. ¿Por qué no visitan la página Rebelion.org, o se preocupan de ver el documental "La revolución no será retransmitida", o alguno de los reportajes que ha hecho Telesur sobre la manipulación mediática que se sufre en todos los grandes medios hispanohablantes (y anglofonos también)respecto a Bolivia, Cuba, Venezuela, etc.?
Aparquen ese elitismo inútil y acérquense a sus compatriotas; escúchenlos, oigan y vean sus razones para apoyar al gobierno.

Si no lo hacen, -como diría Voltaire, "non, pas de canaille"-, se estarán comportando, (sin siquiera poseer su poder y dinero) como la aristocracia europea que saqueó su continente durante siglos.
"Noli me tangere", ¿verdad? Pues deberían cambiar de opinión y dejar que el pueblo de Venezuela les toque con su humildad y decencia.