4 may. 2007

de Alberto Caeiro

Desde mi aldea veo cuanto de la tierra se puede ver en el Universo,
Por eso mi aldea es tan grande como otra tierra cualquiera,
Porque yo soy del tamaño de lo que veo
Y no del tamaño de mi altura...

En las ciudades la vida es más pequeña
Que aquí en mi casa en la cima de este otero.
En las ciudades las grandes casas cierran con llave la vista
Esconden el horizonte, empujan nuestra mirada lejos de todo cielo,
Nos vuelven pequeños porque nos quitan lo que nuestros ojos pueden dar,
Y nos vuelven pobres porque nuestra única riqueza es ver.


Tomado de:
Fernando Pessoa. Plural como el universo. Antología poética. Selección y traducción de Joao Da Costa Lopes. Caracas: PANAPO, 1992. p.72 (De "El guardador de rebaños", VII).

2 comentarios:

Dedalus dijo...

Uno de los poemas más hermosos, profundos y sencillos que haya leido jamás. Gracias por recordármelo.

hzdedalus dijo...

¡Que bueno!... muchos saludos.
:)