19 sep. 2006

Época de crisis (de Fabio Morábito)

Este edificio tiene
los ladrillos huecos,
se llega a saber todo
de los otros,
se aprende a distinguir
las voces y los coitos.
Unos aprenden a fingir
que son felices,
otros que son profundos.
A veces algún beso
de los pisos altos
se pierde en los departamentos
inferiores,
hay que bajar a recogerlo:
“Mi beso, por favor,
si es tan amable”.
“Se lo guardé en papel periódico”.
Un edificio tiene
su época de oro,
los años y el desgaste
lo adelgazan,
le dan un parecido
con la vida que transcurre.
La arquitectura pierde peso
y gana la costumbre,
gana el decoro.
La jerarquía de las paredes
se disuelve,
el techo, el piso, todo
se hace cóncavo,
es cuando huyen los jóvenes,
le dan la vuelta al mundo.
Quieren vivir en edificios
vírgenes,
quieren por techo el techo
y por paredes las paredes,
no quieren otra índole
de espacio.
Este edificio no contenta
a nadie,
está en su época de crisis,
de derrumbarlo habría
que derrumbarlo ahora,
después va a ser difícil.



Fabio Morábito
De lunes todo el año
México, D.F.: Verdehalago, 2005 (1992, 1ª); p.p. 11-12

2 comentarios:

Matta dijo...

Hola amigo..muy bueno tu poema ... para derribar muros y grises de nuestras vidas...un saludo desde Chile

dedalus dijo...

Hola Manuel...

Muchas gracias por acercarte. Bienvenido.

Ciertamente ese poema de Morábito me conmovió. Toda su poesía es un asombro desde lo cotidiano en la ciudad, con una sencillez en su decir que admiro sinceramente...

Saludos.

Hernán.