19 jul. 2006

Compañeros

Nunca me he llamado poeta.

No soy ni sería, en cualquier caso, ni más ni menos poeta que el que cada uno de nosotros es cuando abrimos los ojos en las mañanas.

Intento ser arquitecto.

Desearía ser escritor.

Mientras tanto, transito estas calles, estas pequeñas calles, en compañía de tantos otros que, como yo, imaginamos horizontes mientras intentamos ser.

5 comentarios:

angel dijo...

La arquitectura, así entendida y sin ánimo de intentar una definición que la anule, es la poesía del espacio, de los espacios por los que transitamos hacia el horizonte interior de la vigilia y del sueño.

Un gusto haber descubierto tu blog.

dedalus dijo...

Muchas gracias Ángel. Bienvenido.

Saludos.

H.

blackcagliostro dijo...

Hernán (igual que mi padre y mi hermano) he leído todos tus artículos solo quisiera que visitaras mi blogspot y me dieras una opinión de él. Gracias. poe-trastos.blogspot.com

elCapo dijo...

Muy lúcido. Comparto lo que expresas. Pero a veces lo vemos más difícil, nos invade la incertidumbre. Más cuando estamos comenzando el verdadero camino.

dedalus dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Capo.

Pienso que si de verdad aprendiéramos a ser compañeros, todo camino y toda incertidumbre resultarían humanamente comprensibles.

Creo en ello, sin menoscabo del ejercicio de la libertad y la autoconciencia, fundadas en un real respeto al "otro".

Todo ello, sí, es muy difícil, porque somos formados para convencer, vencer y someter al "otro", en vez de conversar, acompañar y compadecer.

Mientras tanto, sigamos intentándolo; ojalá, reconociendo nuestros fracasos y equivocaciones para superarlas.

Muchos saludos y, de nuevo, muchas gracias por tu visita.

H.