28 nov. 2005

Postal de Caracas























Sobre un suelo que tallamos y tallamos, maltratando y recuperando a la vez aromas y verdor de tierras húmedas; entre ires y venires agobiados e improvisados a través de olores a fritangas; entre por igual coloridas arengas y sombrillas; vamos realizando y olvidando al mismo tiempo nuestras obras; vamos ignorando y descuidando nuestra luz; vamos cerrando el país con arbitrariedades y avaricia; anhelando nuevas narraciones que nos alivien de tanta abstracción, de tanta razón indómita, de tanta impropia precisión, de tanto castigo divino hecho trabajo y sudor; ocultando el horizonte, aunque este tenga el espesor de una siempre verde montaña y, por encima de todo, deseando disfrutar de la vida en el cuerpo de una mujer hecha cielo, sol, frescor y espuma, aunque esto sólo ocurra durante los brevísimos segundos en que somos secuestrados visualmente por una valla que nos dice, con soberbia y petulancia, que los lugares de nuestra ciudad a duras penas logran sobrevivir ofreciéndose al mejor postor.

hz, 2005 Posted by Picasa

No hay comentarios.: